Select Page
A la hora de contratar una hipoteca es muy común enfrentarse a la incertidumbre de si será mejor contratar una hipoteca a tipo variable o una hipoteca a tipo fijo. Esta no es una decisión fácil y dependerá de varios factores pero principalmente del riesgo que quieras asumir y de las condiciones que encajen mejor con tu perfil.

Hoy en día, las entidades bancarias tienen infinidad de productos y cada una ofrece diferentes condiciones. Lo mejor, antes de tomar una decisión, es saber qué producto es mejor para ti y cuál te ofrecerá las mejores condiciones según tu perfil. El primer paso para ello es entender bien qué es una hipoteca a tipo variable, sus características y saber cómo conseguir la mejor hipoteca del mercado según tu perfil.

Hipoteca a Tipo Variable: Definición

Una hipoteca variable, por definición, es aquella que está expuesta a variaciones en el tipo de interés según el índice de referencia aplicado a la misma. Por norma general, el índice de referencia más común es el Euribor y, por ello, nos basaremos en él en este artículo.

En la mayoría de los casos, las oscilaciones del precio en las cuotas vienen determinadas por los cambios que sufre en Euribor. Estos cambios en el interés son debidos a las alteraciones que sufre el Euribor y el índice de referencia ofrecido por cada banco.

Por ello, con una hipoteca variable la cuota que tendrás que pagar cada mes no dependerá de ti, sino del interés de cada momento. Es por eso que no podrás predecir por adelantado la cantidad mensual a pagar. Será toda una sorpresa.

¿Cómo se calcula el tipo de interés variable de la hipoteca?

 

Como anunciamos en la definición, para calcular el interés variable se utilizará el índice de referencia (Euribor) más un diferencial. Este último estará determinado por cada banco.

Como comentábamos antes, el interés viene determinado por el Euribor y, por ello, es importante analizar cómo estará este mismo durante el año que decidas contratar el préstamo. En este momento, por ejemplo, los tipos de interés muestran mínimos históricos y el Euribor está negativo pero durante años la media del Euribor ha estado más cercana al 3% que a lo que se muestra en 2018. Por eso, este año puede ser un buen momento para decidirse por una hipoteca variable, antes de que el Euribor comience a subir de nuevo.

Durante años las hipotecas a tipo variable han sido uno de los productos favoritos de los españoles, aunque últimamente los tipos fijos han repuntado bastante. De todas formas, te aconsejamos que hagas una previsión de la evolución de este indicador en los próximos 10 años para evitar sobresaltos.

Cómo conseguir las mejores hipotecas a tipo variable

Antes de decir si es mejor una hipoteca fija o variable deberás analizar los puntos fuertes y débiles de cada una de ellas. Un vez tengas clara la definición de interés variable y sus características será mucho más fácil elegir tu producto. Por ello, te vamos a mostrar una lista con las ventajas e inconvenientes de las hipotecas variables.

Ventajas de las hipotecas variables

  • La cuota inicial suele ser más asequible. Es decir, las primeras mensualidades de tu hipoteca serán, probablemente, más baratas que en un tipo fijo. Por este mismo motivo, el interés inicial también será más bajo. Esta es la razón por la que a corto plazo suelen ser más económicas.
  • Comisiones más bajas. Durante años este tipo de productos ha ofrecido comisiones menores y, aunque, desde hace un tiempo se han ido igualando con las de tipo fijo, todavía se mantienen ligeramente menores.
  • Permiten ampliar la duración. Por norma general, las hipotecas variables suelen ser más largas y pueden llegar hasta los 35 años fácilmente.

Inconvenientes de las hipotecas variables

  • Inestabilidad. Es el mayor de sus inconvenientes. Como ya hemos mencionado en este artículo, las cuotas de una hipoteca variable dependen de las fluctuaciones del Euribor y, por lo tanto, son más inestables. Como consecuencia, es más complicado hacer tus cuentas financieras a largo plazo.
  • Más caras. Por norma general, estos productos suelen tener plazos de amortización mayores y por lo tanto, tendrás que pagar más intereses durante el periodo de devolución del préstamo.

Analizando toda esta información podrás valorar si te interesa este producto o, por el contrario, una hipoteca fija se adaptaría mejor a tu situación. Pero si todavía te quedan dudas puedes descubrir qué banco te ofrecerá las mejores condiciones según tu perfil con el comparador de hipotecas gratuito de Helloteca.