Consigue tu segunda residencia y garantizate el mejor descanso

Hipoteca para tu segunda vivienda

Verano. Pocas palabras pueden llegar a despertar tantas emociones distintas a la vez que significar (para la mayoría) una única cosa: vacaciones. Un periodo del año ideal para desconectar y encontrar esa paz interior, que se da al visitar exóticas regiones, conocer culturas diferentes o probar el sabor de lenguas extranjeras. Aunque, poder disfrutar del tiempo libre también es posible si se visita esa segunda vivienda, que se esconde en ese pueblo costero o de montaña del cual te has enamorado. Un descanso que tú también puedes conseguir solicitando una hipoteca para tu segunda vivienda.

Cuando es interesante solicitarla

Solicitar una hipoteca para tu segunda vivienda es mucho más complicado que tramitar un préstamo hipotecario para la residencia habitual, es por este motivo que, es fundamental tener muy claro si es una opción interesante y, sobre todo, que se adapte a tu perfil. 

Si entre tus preferencias y gustos se encuentra hacer las maletas para facturarlas en un avión y pasar tus días de descanso visitando nuevas y antiguas ciudades… una hipoteca para tu segunda vivienda no será lo más recomendable. En este escenario te recomendamos contratar un alquiler vacacional o aplicar un HomeExchange (intercambio de vivienda). En cambio, si tienes un sitio en concreto en tu cabeza en el que quieres pasar siempre unos (o muchos) días, solicitar una hipoteca para tu segunda vivienda es la opción más interesante. 

Cómo funciona la hipoteca para tu segunda vivienda

Lo hemos comentado anteriormente, de forma breve, pero las condiciones para solicitar una hipoteca para tu 2ª residencia son más estrictas que las que se establecen en una hipoteca habitual. Y, ¿por qué la complejidad es mayor? Es de fácil comprensión, y es que las entidades bancarias entienden, que ante una situación de dificultad económica, el cliente priorizará el pago de la hipoteca y/o facturas de su vivienda habitual antes que el pago de la hipoteca de su segunda residencia. Se comprende que el riesgo para la entidad es mayor. 

Características hipoteca para tu segunda vivienda

Al existir un mayor riesgo de impago, los bancos incluyen unas condiciones más severas que se traducen en los siguientes puntos. 

  • Menor porcentaje de financiación

En los productos de hipoteca habitual, la mayoría de bancos conceden porcentajes de financiación cercanos al 80%, un porcentaje superior al que te pueden conceder al solicitar una hipoteca para tu segunda residencia, ya que este gira en torno al 60%. ¿Principal consecuencia? Deberás de poder aportar una mayor cantidad de ahorros con el que poder afrontar el 40% del importe de tu segunda vivienda más el 10% de gastos asociados a la hipoteca. 

  • Intereses más elevados

Al considerarse una hipoteca con un mayor riesgo de impago, los bancos imponen unos intereses más elevados que en el resto de productos hipotecarios. Esto se traduce en un mayor importe final. 

  • Menos plazos

Si el porcentaje de financiación era inferior que al de una hipoteca para vivienda habitual, con el número de plazos ocurre lo mismo. Si para una vivienda habitual puede solicitarse el pago en 30 años o más en una hipoteca para tu segunda vivienda el número de plazos se limita a 20 o 25 años. Un hecho que, principalmente, comporta un importe en las cuotas elevado.

En este punto es importante tener en cuenta que no se recomienda destinar más del 35% del sueldo mensual neto al pago de la cuota mensual. 

Dónde sea, pero disfruta de tu hipoteca para segunda residencia

Requisitos solicitud 

Las condiciones pueden ser distintas, pero en lo que respecta a los requisitos para poder acceder a una hipoteca para tu segunda vivienda, estos son los mismos o, al menos, muy parecidos a los de una hipoteca habitual. Veamos o mejor dicho, recordemos cuáles son:

  1. Ingresos altos

El banco necesita confirmar que tienes la capacidad para afrontar el pago mensual de la hipoteca. 

  1. Empleo estable

Contar con un contrato indefinido y cierta antigüedad es sinónimo de estabilidad. Un valor seguro para la entidad financiera. 

  1. Bajo nivel de endeudamiento

No tener facturas pendientes de pago ni tener un excesivo número de préstamos personales. 

  1. Disponer de ahorros

Al optar a una financiación del 60% es fundamental contar con una capacidad de ahorro importante. 

Clicando en este enlace, también podrás conocer cuáles son los principales factores que pueden determinar la solicitud de tu hipoteca. 

Hipoteca fija o variable, ¿qué es mejor para tu segunda vivienda?

No es diferente al escenario que puedes encontrarte al solicitar una hipoteca para tu vivienda habitual. Y es que, elegir un tipo de interés fijo o variable dependerá, exclusivamente, de tu solvencia económica (poder afrontar posibles subidas del euríbor) y la aversión o no al riesgo que supone la incierta evolución de este indicador económico en los años próximos. 

Es por este motivo que, si disponemos de la capacidad económica para poder asumir un sobrecoste en la cuota mensual, en caso de que suba el Euríbor, esta opción es la más interesante. También es cierto que puedes beneficiarte en un marco diferente, en el cual el Euríbor experimente una bajada. 

En cambio, si tu perfil es algo más conservador y prefieres tener la certeza de cuál será el coste mensual de la hipoteca para tu segunda vivienda, la opción de solicitar un tipo fijo es la que mejor se adecúa a tu perfil. 

Tu hipoteca para segunda residencia con Helloteca

En Helloteca somos especialistas en hipotecas. Nos dedicamos exclusivamente al sector hipotecario, lo que nos permite tener un alto nivel de conocimiento sobre los productos hipotecarios. Entre nuestros servicios se encuentra la Hipoteca para Segunda Vivienda, por lo que al contactar con uno de nuestros expertos hipotecarios estarás eligiendo tramitar tu hipoteca de una forma digital -sin tener que salir de casa- y garantizandote las mejores condiciones del mercado. Tu descanso empieza por conseguir las mejores condiciones